Lía Goren

Trayectoria

Desde hace 25 años asesoro y capacito para la mejora de la comunicación y las relaciones personales desde una perspectiva ecológica: la sabiduría de los ecosistemas aplicada a la convivencia humana.

Mi actividad actual no fue mi primera elección vocacional, pero todo lo que he estudiado, leído y vivido me ha llevado hasta donde estoy ahora. Me alegra haber llegado hasta aquí, porque he visto y veo la diferencia real en la calidad de vida personal y convivencial (no hay una sin la otra) de las personas que me consultan: en la vida familiar, en las relaciones de los estudiantes con los docentes  y, por extensión, a largo plazo, espero que lo sea en la comunidad. Porque el cambio, cuando es bueno, poliniza.

De mi escuela secundaria egresé con el título de Maestra Normal Nacional. Con el paso del tiempo, llegué a darme cuenta de que los motivos que en ese momento me hicieron rechazar la idea de trabajar como maestra son los mismos que hoy dirigen mis intereses y búsquedas alrededor de la calidad de las relaciones de los adultos con los niños, las niñas y los/las jóvenes.

El paradigma fundamental que guía la vida escolar no está lejos del que guía la vida familiar. Y todo lo que no me gustaba de mi experiencia de ser hija se sumó a la experiencia de ser alumna. Familia y escuela son, ambos, los ámbitos donde todos pasamos mucho tiempo de nuestra infancia y adolescencia. Este proceso resulta en una inculturación continua en los hábitos de la obediencia y la postergación excesiva de nuestros sueños, donde se fomenta la individualidad, la competencia y los inútiles anhelos exitistas.

Así las cosas, cuando me tocó ser mamá comencé a darme cuenta de que no podía desprenderme de esos patrones aprendidos durante mi experiencia de ser hija y estudiante. Al menor descuido me encontraba repitiéndolos y eso me entristecía y me llenaba de impotencia. Sin duda, lo que queda es lo vivido, marcado a fuego.

Sin embargo, así como tuve la dicha de estudiar con La Señorita Elvira, la vida también me dio una nueva gran oportunidad. Durante 19 años estudié y trabajé con pasión en la que fue mi primera profesión: la Expresión Corporal. Fueron años fascinantes y plenos de creatividad, un hermoso camino que me enseñó a valorar por siempre la importancia del derecho a elegir y a disfrutar con el que debe contar toda persona que desea aprender. La Expresión Corporal me regaló maestros inigualables como Patricia Stokoe, su iniciadora en mi país, y la experiencia de pensar la experiencia de aprender desde una óptica totalmente diferente a lo que había vivido y estudiado.  Ser profesora de Expresión Corporal me liberó totalmente de los modos de la educación convencional y también fue transformador en lo personal.

Esta experiencia sembró las pistas que necesitaba para reconocer las claves del cambio que buscaba y el largo proceso de aprendizajes y experiencias que siguió fue modelando el enfoque que hoy sustenta todas las actividades que desarrollo.

Navegando entre la terapia y los estudios reconocí los modelos mentales que estaban por detrás de mis viejos pilotos automáticos y aprendí cuáles eran esos otros modelos y patrones que creaban espacios relacionales emocionalmente saludables. Tendemos a pensar que lo que hacemos y cómo responden las personas de cualquier edad es inevitable y  natural. Y no es así, me sané, comprendí y funcionó. Hoy son ocasionales las veces en las que me encuentro actuando desde esos automatismos inútiles.

Obviamente, tengo mis imperfecciones y no te quiero ilusionar con el cáliz de la vida eterna. Todos estamos bastante estragados en lo emocional y tenemos nuestras torpezas y neurosis. Entonces, esto es lo más importante que aprendí y te invito a hacerlo: ser perfecto, como valor absoluto, es irrelevante. Lo que hacemos puede ser más o menos adecuado según sea tu circunstancia y el contexto en un momento dado. La inteligencia, justamente, es la capacidad para resolver problemas en entornos cambiantes. Y de eso se trata la vida, un flujo en permanente cambio.

Por este motivo, todo lo que hago intenta estar lejos de las recetas válidas para toda ocasión. Algunos conceptos sí sirven como guía para toda ocasión y algunas competencias comunicativas también, pero sólo en tanto se adapten a cada situación. Lo que funciona en un contexto y momento determinado puede no servir en otro momento. Mi tarea es que aprendas el qué, cuándo y cómo combinar esos aprendizajes en relación a la vida que vos vivís.

Las personas tenemos que aprender a pensar como piensan los ecosistemas, aprender sus principios de organización y, desde ahí, desarrollar la inteligencia social y emocional que garantiza la sustentabilidad en los espacios de convivencia en los que se mueven.

Utilicé la metáfora del Awayo para nombrar el espacio en el que me me desempeño como consultor personal, familiar y educativo, en entrevistas individuales o a través de los cursos que he diseñado.

 

Sumate a la conversación!

Recibe las novedades del blog y de Awayo >>> click aquí

 

El lado más formal de mi educación

Diálogo Democrático. Escuela Virtual del Programa Regional para América Latina y el Caribe del PNUD (Programa de Naiones Unidas para el Desarrollo). 2012

Diplomado, Educación en Valores para la Ciudadanía y la Democracia. Universitat de Barcelona / OEI Organización de Estados Iberoamericanos para la Ciencia y la Cultura. 2008-2009

Licenciatura en EducaciónEspecialidad en Diseño y Evaluación de Proyectos Educativos. Universidad Nacional de Quilmes. 1999-2005

Master Practitioner, Programación Neurolingüística. Centro Argentino de Tecnologías de Máxima Comunicación. 1994

Practitioner, Programación NeurolingüísticaPrimera Escuela Argentina de PNL. 1993

Capacitación en Teoría y Técnica de Psicología Gestáltica. Asociación Gestáltica de Buenos Aires – Escuela de Psicología Gestáltica. 1987-1989

Profesora Nacional de Expresión Corporal. Escuela Nacional de Danzas (hoy es parte del IUNA – Instituto Universitario Nacional de Arte).  1981-1983

Profesora Especial de Expresión Corporal. Collegium Musicum de Buenos Aires.  1972-1974

Maestra Normal Nacional. Escuela Normal Nº 7 José M Torres. 1965 – 1969

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s